Parque del Buen Retiro (Madrid)

El parque del Retiro en Madrid, ofrece una amplia zona natural en un lugar céntrico, vecino de Atocha, donde ciudadanos y turistas disfrutan de su tiempo de ocio.

El Conde Duque de Olivares, siempre atento a los deseos de su majestad Felipe IV, mandó construir en 1630 el Palacio del Buen Retiro para el recreo de la Corte. Desde ese momento, se levantaron numerosos edificios, tratando de imitar la grandeza del Alcázar. Así, durante más de una centuria, sólo los aristócratas pudieron disfrutar de sus ermitas, caminos arbolados, fuentes, estatuas, estanques y su teatro de comedias. Posteriormente, se permitió el acceso a ciertas zonas, bajo estrictas normas. En el transcurso de la Guerra de Independencia, el parque se convirtió en zona de acuartelamiento francesa. Fernando VII emprendió su restauración y construyó numerosas casas de reposo de las que sólo se conserva la del Pescador. El pueblo tuvo que esperar hasta la Revolución de 1868, la Gloriosa, para poder hacer uso de todos sus caminos.

Entre las distintas actividades que ofrece este espacio natural, podemos admirar sus estatuas (como la del Ángel Caído, única en España en honor a Belcebú), escuchar la banda que toca en la caseta de música, remar en su estanque o deleitarnos con artistas ambulantes, todo con el monumento de Alfonso XII como telón de fondo. Quizá una de las zonas más bellas sea el Palacio de Cristal, creado en 1887 con motivo de una exposición de plantas coloniales. Sobre su estructura acristalada destaca la bóveda de cuatro paños que, en conjunto, logra una armonía realmente bella, sobre todo cuando se refleja en el pequeño lago que lo precede.

Fotos del Parque del Retiro



Compartir en



También te puede interesar...