Palacio Episcopal (Ávila)

Fue con anterioridad la casa de los señores de Navamorcuende y Villatoro, es decir, una de las dos ramas en que se dividió el linaje más influyente de la ciudad: los Dávila. Este palacio pasó en el siglo XVII a los jesuitas y, al ser expulsados de España en el siglo XVIII, al obispado.



Compartir en



También te puede interesar...