Historia de Villalpando

Los primeros villalpandinos, hacia el 350 antes de Cristo, fueron celtas de origen indogermánico. Los celtas la llamaban Intercancia. La ciudad estaba amurallada en la época visigótica (200 a.C.) y durante la dominación romana (400 d.C.). Los romanos la rebautizaron como Pando. En el 713, el caudillo musulmán Muza destruye la ciudad, reconstruyéndola posteriormente y siendo repoblada por los moros, perdiendo la categoría de ciudad y pasando a ser villa, momento en el que recibe el nombre de Alpando. En el siglo X, la villa es recuperada por los cristianos, y en 1170 fue repoblada por Fernando II. En 1179 fue dotada de fuero en el que se incluían privilegios y exenciones destinados a fomentar la población. En el siglo XIII se unirían los términos Villa Alpando para formar su nombre actual. En 1369, Enrique II de Trastámara premia al capitán Arnao de Solier por sus servicios en la lucha por el trono de Castilla y le concede la villa de Villalpando, pasando ésta de ser Real a ser Señorío de la Casa de Velasco.



Compartir en



También te puede interesar...