Gastronomía de Aranjuez

Los productos de la huerta son uno de los elementos más característicos de la gastronomía de la zona, debido a la fertilidad que caracteriza a sus tierras. Son muy populares sus espárragos, de color blanco y corte grueso, conocidos como “pericos”. Al parecer, fue un jardinero de la Corte quien introdujo su cultivo desde Holanda en el siglo XVIII. Durante la época primaveral, los espárragos suelen ser un entrante estrella en los restaurantes de la zona, que los presentan tanto frescos como en conserva; con salsas (vinagreta o mayonesa), gratinados o a la plancha; en revueltos de huevo, con setas, ajos y ajetes, o en tortilla, pero también incluidos en sopas, cremas y cocidos.

De prestigío internacional es también la fresa de Aranjuez, pequeña y redonda, y cuya temporada dura unos 20 días alrededor del mes de junio. Durante esa época, la fresa protagoniza un mercado de productos del campo de Aranjuez que se celebra en la localidad cada domingo. Las fresas de Aranjuez se toman como postre, con nata, zumo de naranja, vino o leche, y con ellas también se elaboran platos como el gazpacho de fresas.

De la fastuosa época cortesana, los restaurantes y hoteles de Aranjuez han conservado la costumbre de ofertar jugosos y atractivos platos con faisán. En el menú ribereño también tiene un protagonismo especial la variada oferta de hortalizas y verduras (alcachofas, pimientos, lechugas o tomates), así como de frutas frescas.



Compartir en



También te puede interesar...