Inicio | Mapa | Seguidores Facebook | Contacto
 

Europa > España > Tui

TUI

Guía | Fotos | Callejero

Turismo en Tui

Tui es una pequeña localidad al sur de Galicia, en la provincia de Pontevedra, situada al lado del río Miño, que hace frontera con Portugal. Es el punto de partida del Camino Portugués en Galicia, ya que todas las rutas de peregrinación de Portugal confluyen en esta localidad, y tiene una de las catedrales más famosas de Galicia: la Catedral de Santa María.

La ciudad tiene desde tiempos remotos vocación comercial; todos los jueves el centro urbano es ocupado por el mercado. Las sedes de su vida cultural y social están en el Teatro Municipal y en el edificio Área Panorámica, que ofrecen una amplia variedad de actividades. Merece la pena visitar el Museo Diocesano y el Catedralicio, los centros de interpretación del Monte Aloia o del Camino Portugués. La oferta turística se completa con las atractivas calles del casco histórico, la Catedral de Santa María y los recursos naturales del Parque Natural del Monte Aloia y el Río Miño.

El antiguo recinto amurallado de la ciudad, declarado conjunto histórico-artístico, constituye un singular ejemplo de urbe medieval. Destacan numerosas viviendas blasonadas o dotadas de los característicos arcos conopiales de los siglos XV y XVI. Algunas calles populares que nos llevan a esa época son A Canicouba, Entrefornos, Rúa do Corpo Santo, el túnel de las Encerradas o el Túnel de la Misericordia.

Tui contó, a lo largo de la historia, con una dinámica población judía con su propia sinagoga, cementerio y la única carnicería judía de Galicia. Tras su expulsión, en 1492, se mantuvo la presencia de conversos y judaizantes como lo atestiguan los "sambenitos", únicos en España, que se conservan en el Museo Diocesano, así como la figura singular de médico y filósofo del siglo XVI, Francisco Sánchez "el escéptico".

Historia

Las magníficas condiciones naturales de esta zona posibilitaron el asentamiento humano desde tiempos remotos. El casco de bronce de Caldelas (en el Museo Diocesano) y el castro del Alto dos Cubos (en Pazos de Reis) son los principales testimonios de las épocas prehistóricas.

Durante la romanización, Tui contará con una de las mansiones de la Vía XIX, entre Braga y Lugo, así como un elemento defensivo: el Castellum Tyde de las fuentes clásicas. Tras la invasión musulmanay los ataques vikingos, los reyes pondrán la ciudad bajo el señorío del obispo. A lo largo de la Edad Media y la Edad Moderna, Tui será el centro religioso, administrativo, militar y comercial del sur de Galicia. En esta época existió una comunidad judía con su sinagoga.

En 1640, debido a las guerras con Portugal, se amplían las murallas medievales, adaptándolas a los nuevos sistemas defensivos. Hasta 1833, Tui fue una de las siete capitales del reino de Galicia, y en la ciudad se celebran las Juntas del Reino de Galicia en 1664. Escenario también de las luchas contra los invasores franceses a principios del siglo XIX, Tui conservó su rico patrimonio cultural y su condición de punto de unión con los vecinos portugueses, sobre todo desde la construcción del puente internacional, en 1886.

Qué ver

Catedral de Santa María: con aspecto de fortaleza, es el máximo exponente de la riqueza artística de la ciudad. Su construcción fue iniciada en el siglo XII, en pleno románico, época a la que pertenecen su planta, la portada norte y la magnífica iconografía de los capiteles. La fachada principal es la primera obra gótica realizada en la Península Ibérica. El tímpano de su pórtico posee dos registros: el inferior, que representa el Nacimiento de Jesús, y el superior, que representa la Adoración de los Magos, completándose en la parte superior con una visión de la Jerusalén celeste. Este templo fue consagrado por el obispo Estaban Egea en 1225.

En su interior destaca el retablo de la Expectación, realizado en 1722 por el escultor redondelano Antonio del Villar. La imagen central de la Virgen es del siglo XVI. El altar relicario de la Capilla de las Reliquias, realizado en 1735 por Francisco Castro, destaca por su fino trabajo. En la capilla mayor está situado el coro, realizado en 1699 por Francisco Castro Canseco, con un programa iconográfico basado en la vida de San Telmo, patrón de la ciudad, en las sillas baias, y de la Virgen María en la sillería alta.

En el interior del templo, en la antigua capilla de Santa Catalina, se encuentra el Museo Catedralicio, con las piezas del tesoro de esta sede, entre las que destacan la cruz procesional del obispo Tolosa, de 1602, el copón de coco del siglo XV y la talla de la Virgen, conocida como la Patrona, del siglo XIV.

El claustro, único original conservado en las catedrales gallegas, es una soberbia obra del gótico, destacando el paisaje que se contempla desde el torreón de los Soutomaior y la primitiva Sala Capitular románica del siglo XII.

Capilla de San Telmo: ejemplar único del barroco portugués en Galicia, edificado sobre la casa donde murió San Telmo en el siglo XIII. Fue iniciada en 1769 por el maestro portugués Fray Mateo de Mosteiro y terminada en 1803. Su planta es circular, y destacan sus frescos, de principios del siglo XIX, con escenas de la vida y milagros del patrono de la ciudad y los navegantes: San Pedro González Telmo.

En la fachada, las hornacinas albergan las figuras de varios santos dominicos: San Telmo, en el centro, y a los lados Santo Domingo de Guzmán y San Vicente Ferrer. En la parte inferior yacen los restos de San Telmo (patrono de la ciudad), en una cripta.

Monumento al Caballo Salvaje: es una obra en tamaño real en bronce de Juan Oliveira, autor popular por sus esculturas de caballos, como "A los caballos" de Vigo y los localizados en lo alto del antiguo Teatro García Barbón, hoy Centro Cultural Caixanova. Está situado al final del paseo peatonal de la Corredera, en un mirador que ofrece buenas vistas al río Miño.

Convento de Santo Domingo: fue edificado por la Orden Dominica a partir del siglo XV. Actualmente se conservan pocos restos de sus primitivas construcciones góticas (sobresalen diversos arocosolios, una puerta con decoración y diversas inscripciones), pues el claustro fue desmontado en el siglo XVI para construir uno más amplio. Tras la desamortización fue usado como cuartel del ejército, por lo que se hicieron nuevas remodelaciones que eliminaron el claustro para ser sustituido por el actual patio. Posteriormente fue adquirido por particulares y actualmente, en el ángulo noroeste, el Concello de Tui ha instalado el Museo de la Ciudad.
Iglesia de San Francisco: originalmente formó parte del convento franciscano de San Antonio, realizado entre 1682 y 1728, con un destacado retablo barroco de 1741 (obra de artistas portugueses), retablos laterales, una cúpula de media naranja y un amplio coro. En el lado sur está la Capilla de la "Venerable Orden Tercera", construida en 1777. El antiguo convento es en la actualidad el Seminario Menor diocesano, desde 1850, con dos claustros, uno de ellos barroco y abierto.
Porta da Pía: es la única entrada que se conserva del recinto amurallado de la época medieval (siglo XII), y conserva visibles sus postigos y la base de la torre que se levanta en su lado sur. Su nombre procede de la gran pía o pila de piedra que existía en sus inmediaciones, y que algunos autores asocian a la legendaria fundación griega de la ciudad o con los cultos de la comunidad hebrea que existió en la época medieval. En el siglo XVIII era conocida como "Porta da Pescadería", al estar cerca de una plaza donde se vendía pescado.

Convento de las Clarisas: conocido por los tudenses como Convento de las Encerradas, está edificado sobre el lugar donde existieron una antigua iglesia románica: Santa María da Oliveira, usada como catedral en el siglo XII, y los pazos episcopales. Esta comunidad de religiosas clarisas tiene su origen en el año 1508, iniciando la edificación del convento en 1524. En 1644 comienza la construcción del actual templo, cuyos planos son obra del maestro compostelano Domingo de Andrade. En el interior de la iglesia destacan sus retablos, especialmente el mayor, del siglo XVIII, atribuido al artista Francisco Castro Canseco.

El convento data de los siglos XVII y XVIII. La parte más antigua es la inmediata a la iglesia hasta el túnel, obra del maestro cantero tudense Gonzalo Pérez, del año 1625. El edificio conventual tuvo que ser reconstruido varias veces a causa de las guerras con Portugal. En las inmediaciones de este lugar, en la época medieval había una sinagoga de la comunidad judía tudense. Al fondo de la calle, el pasadizo abovedado bajo el convento es uno de los rincones más representativos de Tui.

Iglesia de San Bartolomeu de Rebordáns: esta iglesia se ubica en los arrabales de la ciudad, y en su entorno existía un importante asentamiento romano. El templo está levantado sobre una necrópolis. Su monasterio fue inicialmente benedictino, y luego bajo la orden de San Agustín hasta el siglo XV. La iglesia y el monasterio fueron sede de los obispos tudenses en los silgos XI y XII.

Lo más valioso de este templo son los capiteles historiados que se conservan de la primera edificación, en los que podemos contemplar la degollación de San Juan Bautista y la cena de Herodes, así como diversas escenas con animales llenas de simbolismo. Destacan también las pinturas murales del ábside, que datan del siglo XVI y representan diversas escenas de la Pasión de Cristo, y que corresponden al taller de los pintores tudenses de la familia Serveira.

Iglesia de Santo Domingo: edificada en estilo gótico, su cabecera corresponde al año 1414, construyéndose a continuación el crucero y la nave. Las actuales bóvedas datan del siglo XVIII, al igual que la fachada y la torre. Este templo está dotado con dos magníficos retablos barrocos, ambos del siglo XVIII. El mayor es obra del artista redondelano Antonio del Villar. En el crucero sur, el retablo de la Virgen del Rosario posee en su parte superior una curiosa representación de la batalla de Lepanto. En el lado sur se conserva el tímpano de la antigua iglesia de San Xoan do Porto, que representa la adoración de los Magos. Esta iglesia y su convento fue el panteón de la nobleza tudense: Soutomaiores, Correas, Ozores, etc. El exterior del ábside conserva los antiguos ventanales góticos, cegados al instalar el retablo barroco.
Capilla de la Misericordia: su fachada es obra del artista tudense Melchor Alonso Feal y data de 1575, siendo un ejemplo del arte del Renacimiento. en su interior se conservan algunas de las imágenes procesionales de la Semana Santa, destacando la Dolorosa, obra del escultor Agustín Querol.
Murallas: la ciudad conserva los restos de los dos recintos amurallados levantados con fines defensivos: uno de la época medieval (siglos XII y XIII) formaba un amplio trapecio irregular, con varias torres defensivas. Sólo se conserva la "Porta da Pía", con sus postigos visibles, la base de la torre y diversos lienzos. En los siglos XVII y XVIII, con ocasión de las guerras con Portugal, se edifica un nuevo sistema amurallado, más amplio, cuyos principales vestigios se observan, por ejemplo, en el Paseo Fluvial.
Monte Aloia: declarado Parque Natural en 1978, comprende una extensión de 746 hectáreas. Posee un recinto amurallado de época galaico-romana y una pequeña ermita dedicada a San Xián, reconstruida en 1713 sobre un templo románico. El curioso diseño de la Casa Forestal fue realizado por Rafale Areses, y es sede del Centro de Interpretación de la Naturaleza. El parque dispone de diversas rutas de senderismo.


Anuncios

©Portal Viajar 2012 | No se permite la copia de contenidos ni fotografías sin la autorización del titular