Düsseldorf

Düsseldorf, capital provincial de Renania, es una de las ciudades más ricas y prósperas de Alemania. Ordenada y autosuficiente sin llegar a ser tan industrializada como sus vecinas, alberga las oficinas centrales de varias empresas internacionales. Es sede del gobierno local y de la Königsallee, una de las calles comerciales más bonitas de Alemania.

Los excelentes museos, teatros, salas de conciertos y galerías dotan a la ciudad de una gran vida artística y cultural. El casco antiguo es conocido por su alegre espíritu renano, con más de 260 bares y restaurantes, y por su cerveza, de fermentación alta “Altbier”.

Düsseldorf resulta cara, pero a cambio su vida nocturna es de las más animadas, comparable en ciertos aspectos a las urbes españolas. Está muy bien comunicada, sobre todo gracias al ferrocarril, lo que le permite recibir miles de visitantes cada día. Una vez allí las calles comerciales se alternan con edificios, museos y galerías de arte de gran interés.

Qué ver en Düsseldorf. Principales monumentos.

  • Iglesia de St Lambertus (siglo XIV): construída en ladrillo, destaca su alto capitel.
    Mausoleo de St. Andreas: fue el mausoleo de los Electores Palatinos, personajes elegidos por el Imperio Romano para la representación popular.
    Rascacielos Wilhelm-Marx-Haus: primer rascacielos alemán, construído en los años 20.
  • Palacio Benrath: de arquitectura proto-neoclásica, fue edificado por Carlos Teodoro en el siglo XVIII, tratándose entonces de un palacio de recreo y caza al sur de Düsseldorf. De arquitectura proto-neoclásica, contiene parques de más de 50 hectáreas.
  • Palacio Jägerhof (Parque Cortés): fue construido en 1772, siguiendo los planos del constructor aquisgranes Johann Joseph Couven. Posteriormente Nicolás de Pigage lo convertiría en un elegante palacio rococó. Actualmente aloja el Museo Goethe.
  • Casa de la Cultura Japonesa: es una curiosa construcción asiática con su templo, campanario y jardín japonés.
  • Parlamento Regional de Renania
  • Schlossturm: último vestigio de la antigua fortificación de la ciudad. Restaurada, hoy guarda el Museo de la Navegación.
  • Estatua ecuestre conmemorativa delante del Rathaus, de período renacentista.


Compartir en



También te puede interesar...