Castillo de Heidelberg (Schloss)


Las partes más antiguas del castillo datan del siglo XII. Gracias a su calidad de residencia de los Electores, las instalaciones del castillo pudieron seguir desarrollándose durante los siguientes 500 años. Las fachadas renacentistas que fueron construidas en tiempo de los electores Otto Enrique y Federico son las más bellas de la región. En 1689, durante la Guerra de los Nueve Años, el castillo y sus torres fueron destruidos, y desde entonces, las ruinas del castillo dominan el horizonte de Heidelberg.

[Castillo de Heidelberg] El castillo ofrece numerosos atractivos como el barril de vino más grande del mundo (221.726 litros de capacidad), que se utilizaba para “aliviar la sed” de nada menos que 5.000 huéspedes y habitantes del castillo durante las fiestas. Su bello jardín, que sirvió de inspiración a Goethe, ofrece unas vistas maravillosas sobre el centro antiguo y de la llanura del Rin. El jardín “Hortus Palatinus”, creado en tiempos del Elector Palatino Federico V, llegó a ser conocido como la octava maravilla del mundo. En sus salas se exponen objetos relacionados con la vida en el castillo. Todos los años, el castillo se convierte en escenario del espectacular Festival del Castillo de Heidelberg (Heidelberger Schlossfestspiele).

Dispone además de un restaurante: “Mövenpick”, que ofrece una gran variedad de platos.

Compartir en