Barrio de la Macarena (Sevilla)

Es el barrio más moderno, y recibe su nombre de la basílica neobarroca de Nuestra Señora de la Esperanza. En este templo de 1949 se rinde culto a la Macarena, cuya procesión en la madrugada del Vierrnes Santo es una de las más famosas de la Semana Santa. Durante muchos siglos, la Hermandad de la Macarena tuvo su base en la parroquia de San Gil, fundada en el siglo XIII por el arzobispo Don Remondo. En el presbiterio destacan sus azulejos con temas geométricos. Por la calle San Luis y tras cruzar la plaza del Pumarejo se erige la iglesia de Santa Marina, mudéjar, del siglo XIV. Muy cerca de la anterior se alza la iglesia de San Luis de los Franceses, antiguo noviciado de los jesuitas y hoy sede del Centro Andaluz de Teatro (CAT). La iglesia, diseñada por Leonardo de Figueroa, es uno de los ejemplos más representativos de la arquitectura barroca sevillana. En su interior destacan las pinturas murales de Lucas Valdes y Domingo Martínez, que incorporan arquitecturas fingidas que se funden con la de la propia iglesia. Los retablos y esculturas se deben a Pedro Duque Cornejo y Roldán. Merece la pena visitar tambien la pequena Capilla Doméstica, de los mismos autores. En la plaza de los Terceros se encuentra el bar más antiguo de Sevilla: el Rinconcillo, una auténtica institución. No muy lejos de allí, en la calle Enladrillada, se sitúa el convento de Santa Paula. Su iglesia, de estilo isabelino, combina elementos góticos, mudéjares y renacentistas, y en la nave se disponen dos retablos dedicados a los santos Juanes, el Evangelista y el Bautista, de Martínez Montañés, Destaca también su museo y la deliciosa reposteria elaborada por las monjas.



Compartir en



También te puede interesar...