Alrededores de Heidelberg

La ciudad de Heidelberg se encuentra rodeada de un bellísimo entorno natural que vale la pena explorar en alguna de las diversas excursiones que se ofrecen. Citaremos algunas de las más interesantes.

  • Bergstraße (vía de montañas): la época de los almendros y los cerezos en flor confiere una atmósfera meridional a las laderas del macizo de Odenwald que se suceden a lo largo de la Bergstraße. La antigua colonia romana Ladenburg y Weinheim, con su pintoresca plaza del mercado y el encantador Parque del Castillo, se encuentran entre los lugares de interés más remarcables de esta vía cargada de historia.
  • Burgenstraße (vía de los castillos): los casi 1.000 km de esta vía discurren de oeste a este: desde la sede residencial del Palatinado Electoral en Mannheim hasta la “ciudad dorada” de Praga. La ruta conduce por paisajes que parecen extraídos de un libro de ilustraciones: ciudades pintorescas, monumentos arquitectónicos singulares e impresionantes palacios y castillos que bordean el camino. Los lugares históricos se convierten en una parte viva del pasado que nos va contando su devenir histórico.
  • Dilsberg: el castillo medieval, bien visible dominando el valle del Neckar desde un meandro del río, permite disfrutar de una vista muy especial.
  • Neckargemünd: esta ciudad tiene más de 1.000 años de historia. Sus numerosos edificios de típica arquitectura alemana de entramado de madera y la vieja muralla de la ciudad siguen recordando su largo pasado.
  • Neckarsteinach: esta ciudad histórica atrae al viajero con sus cuatro castillos medievales formando cadena a lo largo del río Neckar. Los senderos que conducen a los castillos están bien señalizados y ofrecen impresionantes vistas.
  • Schwetzingen: en el centro de la ciudad del espárrago se encuentra el palacio de Schwetzingen, con su bellísimo jardín, antigua residencia veraniega del Elector Palatino Carlos Teodoro. El jardín del palacio se encuentra entre los más hermosos de Europa.
  • Sinsheim: el museo técnico y del automóvil no sólo muestra espectaculares aviones como el Concorde, sino también una fascinante colección de automóviles de época, locomotoras y máquinas de vapor. Otra atracción de Sinsheim es el estadio “Rhein-Neckar-Arena”, que fue inaugurado en 2009. Este estadio de fútbol es el terreno local del equipo TSG 1899 Hoffenheim, que juega en la primera división de fútbol en Alemania.
  • Mannheim: Mannheim ofrece todas las ventajas de una gran ciudad. Su monumento más importante es la Torre del Agua (Wasserturm), una cisterna en estilo modernista en la que confluyen los ríos Rin y Neckar. La variada vida cultural de la ciudad se desarrolla en sus numerosos teatros, museos, galerías y salas de conciertos.
  • Hockenheim: los amantes del motor tienen en el circuito de Fórmula 1 de Hockenheim un auténtico lugar de peregrinaje. Dispone de un museo del circuito, ofrecen visitas guiadas al autódromo y se puede recorrer el circuito en vehículos propios.
  • Speyer: situada a orillas del Rin, con más de 2.000 años de antigüedad, esta ciudad está llena de joyas arquitectónicas y está estrechamente ligara a la historia alemana y europea. La catedral imperial de Speyes se cuenta entre los mayores y más importantes monumentos románicos de Europa y es desde 1981 patrimonio de la humanidad de la UNESCO. Otros lugares que merece la pena ver son la iglesia del REcuerdo (Gedächtniskirche), la iglesia de la Santísima Trinidad (Dreifaltigkeitskirche) y el patio de los judíos (Judenhof).
  • Worms: también conocida por ser la ciudad de Lutero, en ella se encuentra el mayor monumento del mundo a la Reforma Protestante. La famosa catedral imperial de San Pedro se encuentra situada en el punto más alto del centro urbano, y sin duda está entre los más bellos ejemplos de arquitectura románica eclesial. Las famosas sagas de los Nibelungos también son parte de la historia de la ciudad y son por ello representadas todos los años en el festival de teatro de la ciudad.


Compartir en



También te puede interesar...